Sebastian PUENTES RIVERO y su obra

The Port of Andratx
The Port of Andratx by Sebastian Puentes Rivero http://www.puentesrivero.com

 

La obra de Puentes Rivero se caracteriza y se caracterizó siempre por una tendencia a la figuración, en algunos momentos más acentuada y más estricta que en otros, pero se puede decir que solo abandonó la figuración en la experimentación, cuando el cuadro se vuelve laboratorio y las obras se constituyen como ejercicios formales, como modos de perfeccionar una técnica, un modo, una búsqueda de expresión formal para una nueva situación personal.

Su producción fue transitando el camino de la estilización, donde tanto la distancia, como el nexo de unión que deposita entre su obra y la realidad observable puede ser variable, en ocasiones mayor, ganando en abstracción cierto motivo, pero es un  límite que no le interesa trascender, no lo busca, no lo necesita, no lo ve como inquietud. Se siente cómodo conservando un anclaje en la realidad.

 

kiwis - Copy
Mediterranean Morning of Kiwifruit by Sebastian Puentes Rivero http://www.puentesrivero.com

 

Puentes Rivero se expresa desde la figuración, siempre mantiene un contacto con  lo real, en algunos casos mínimo, o más imperceptibles que en otros, pero no busca un arte por el arte, y como se mencionó, tampoco se siente cómodo en la abstracción pura. Su motivo, su tema, es el mundo, este mundo que tanto ama, pese a que claramente le  genere insatisfacciones.

Su obra rebosa de alegría, con Matisse en mente, sin dudas podríamos pensar toda su obra como Le bonheur de vivre.

Sin saberlo, sin ser consciente del rol, este artista se propone como particular testigo e intérprete de una realidad que puede llenar de alegría y gracia la vida de las personas, sus obras son homenajes a las pequeñas y gratas cosas, a los eventos simples, a lo cotidiano.

Sin embargo, el tema primero es la pintura misma, la experimentación, el juego. La exploración al interior de la obra, de su funcionamiento y de sus relaciones internas, es una constante. Lo que ocurre es que el artista lo supera, continúa buscando un arte tradicional, trascendente, que posea la cualidad, aunque sea mínima, de incidir en las personas, su arte es en realidad un arte social.

 

The Chair
The Chair by Sebastian Puentes Rivero http://www.puentesrivero.com

 

La representación evolutiva, unificada del arte como la conocíamos, se quiebra, se descontrola, y se ve atravesada por una inmensidad de fenómenos diversos, desde la cultura de masas y el kitsch, hasta la emergencia y visibilidad de grupos minoritarios, como los negros, los homosexuales o las feministas.

Es en este contexto que ocurre algo trascendental para el arte: se borran los límites, la obra se desmaterializa. Desde ese momento el arte admite desde las pinturas de Klein donde se reemplaza  el pincel por  el cuerpo de una mujer, hasta el falo de látex que Luis Bourgois colgó de un anzuelo. Todo es arte… el arte es una fiesta y todos están invitados.

Esta reformulación del arte que se asienta en los sesenta tiene como sostén teórico la intención, no ya de romper las convenciones de la institución del arte como lo hicieron las vanguardias históricas, no se busca transgredir los preceptos y las normas del arte, sino directamente derogarlas. Se viola el sistema de representación del arte, y con la violencia que la palabra violación implica. La pintura ya no es lenguaje, todo material, todo tratamiento, todo tema, en fin todo, era ahora legítimo.

Es en este contexto del arte contemporáneo, caracterizado por el borramiento de los límites y ciertamente de un “vale todo”, en que Puentes Rivero aboga por un retorno a la tradición. Por supuesto no es el único, y como ocurrió en múltiples ocasiones en la historia del arte -aunque nunca la transgresión llego tan lejos-, como un eterno retorno de lo reprimido, la pintura, la materialidad de la obra, la figuración, son cualidades que reaparecen, y  probablemente no desaparecerán jamás.

Puentes Rivero reafirma su voluntad de fidelidad a los soportes tradicionales, ya que son estos los que le permiten expresarse más adecuadamente. Le interesa ejercitar la destreza, la calidad de la técnica, por oposición a la constante contemporánea de la desmaterialización de la obra.

La belleza en su producción aún puede encontrarse retratada como valor esencial. No se debe dejar engañar, la aparente ingenuidad reviste una gran profundidad, que plasma sensiblemente en asuntos discretos, sin necesidad de grandes parafernalias. No resulta inquietante, en cambio transmite serenidad, alegría, posibilidad, el beneficio de la contingencia.

Esta particular no-total-desvinculación-con-la-realidad, encuentra como medio predilecto las paletas “optimistas”; los colores saturados y estridentes son los suyos, le son propios. La intensidad del color se ve reforzada gracias al uso expresivo que hace de la línea, su vigor y la fuerza inconmensurable que transmite. Resulta la linea un elemento muy gratamente apropiado por el artista, que al igual que al color postula como sumo recurso expresivo. Del mismo modo utiliza esos efusivos artilugios curvilíneos que tanto lo caracterizan, a medio camino entre la figuración y la abstracción,  que incluye en sus obras y le confieren identidad propia.

No siente la necesidad de cuestionar los límites de la pintura, decide sustentarla, consolidarla,  sostener su especificidad, casi como un ritual mágico donde lo cotidiano sirve como excusa para transmitir algo trascendental, algo que permita la reflexión de los hombres, y los movilice tal vez, a la búsqueda de una felicidad, de esa alegría de vivir plasmada en todas y cada una de sus obras.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s